Pages

Categories

Buscar


Ruta de la Castaña de la Serranía de Ronda

Ruta de la Castaña de la Serranía de Ronda

Autor
7 octubre, 2016
Rutas Gastronómicas
Sin Comentarios

Más de 3.500 hectáreas de extensión tiene el denso castañar del que hoy presume la Serranía de Ronda. Este impresionante bosque no sólo es la principal fuente de ingresos para muchas familias de la zona -especialmente el Alto Genal-,  sino también el protagonista absoluto de su paisaje. Las estampas que ofrece esta zona montañosa varían de color e intensidad en función de la época del año en la que se visite. Para no perderos nada os aconsejamos leer esta Ruta de la Castaña de la Serranía de Ronda, que pasa por Igualeja, Parauta y Pujerra.

Castañas en el Alto Genal.

Castañas en el Alto Genal.

Así, en el otoño sus hojas se van convirtiendo en ocres antes de caer inexorablemente en la antesala del invierno, mientras que en primavera el verde comienza a aparecer en las hojas para dar paso en verano al llamativo color de los erizos que contendrán a las castañas.

Para comenzar esta Ruta de la Castaña de la Serranía de Ronda se puede comenzar a través de la localidad de Parauta, que tiene como único acceso la carretera local MA-7305, a la que se accede desde uno de los desvíos de la A-397, con la que se unen Ronda y San Pedro de Alcántara (Marbella). Esta última vía también puede servir para llegar a los pueblos de Igualeja y Pujerra. Eso sí, si se empieza desde Parauta, después tocará regresar a la carretera de San Pedro para continuar por los otros dos pueblos.

Castaños en Pujerra.

Castaños en Pujerra.

A lo largo de sinuosas carreteras y estrechos carriles asfaltados, como los que unen Pujerra e Igualeja con el acceso a la Costa del Sol, el visitante atraviesa verdaderos bosques donde sólo se ven castaños. En el lado más septentrional de este valle se encuentran los castañares más homogéneos, en la zona comprendida entre los municipios de Pujerra y Parauta. Frente a estos pueblos, se localizan arboledas más dispersas, como es el caso de Júzcar o Faraján.  En ninguno de los casos, estas poblaciones superan los mil habitantes, lo que les otorga, sin duda, un inconfundible sello rural.

Abajo, Parauta; justo arriba, Pujerra.

Abajo, Parauta; justo arriba, Pujerra.

Parauta, que apenas supera los dos centenares de vecinos, divide su territorio entre la Sierra de las Nieves y el Valle del Genal. De hecho, su paisaje se decanta entre montañas pardas y rocosas y los bosques de encinas, de pinos y, por supuesto, de castaños. De los grandes bosques que forman estos últimos árboles se puede disfrutar a través de algunos de los itinerarios senderistas que unen a esta localidad con otros pueblos del entorno, como Júzcar, Cartajima o Pujerra.

También se pueden realizar agradables paseos por el entorno del casco urbano, donde se encontrarán ejemplares centenarios de castaños. Incluso se puede ver una encina que sorprende por sus magnitudes, conocida con el nombre Valdecilla. El ejemplar, del que se conoce su edad, tiene cerca de 20 metros de altura y está situado en la parte alta del pueblo.

Encina de Valdecilla, en Parauta.

Encina de Valdecilla, en Parauta.

Para llegar hasta allí previamente hay que adentrarse en el casco viejo de la villa, de claras reminiscencias árabes. Entre los elementos arquitectónicos más sobresalientes se puede ver el arco de la calle Altillo, una pequeña construcción de posible origen mudéjar que comunica una de las plazas principales con una de las vías peatonales más angostas.
Dentro del pueblo, también es de obligada visita la iglesia de la Inmaculada Concepción, levantada originalmente en el siglo XVI. La parroquia, que sorprende con una impresionante torre a cuatro aguas, cuenta en su interior con algunas obras pictóricas y escultóricas de cierto valor artístico. En el pueblo también se podrá disfrutar de algunos establecimientos de restauración interesantes, como El Anafe, con una cocina donde no faltan las castañas del Valle del Genal.

Igualeja, entre castaños en otoño.

Igualeja, entre castaños en otoño.

Con casi un millar de vecinos, Igualeja es con diferencia la localidad más poblada de esta Ruta de la Castaña de la Serranía de Ronda y de todo el Alto Genal. En la mayor parte de su territorio predomina el castañar, al que se puede acceder a través de distintos itinerarios senderistas que parte del pueblo o lo recorren. En la entrada de su casco urbano se puede ver el que se considera como nacimiento del Genal, ya que este río, en realidad, también se alimenta de diversos arroyos y riachuelos que nacen en otros pueblos de la zona como Júzcar, Cartajima o Faraján.

Pero, por su belleza y singularidad, éste es el nacimiento del emblemático río que cruza el valle de mayor belleza de toda la provincia. En este rincón, se puede ver cómo el agua mana con fuerza del interior de una gruta formando a su salida una gran poza cristalina y transparente que permite ver con total nitidez el fondo. No es el único lugar de donde sale el agua, ya que hay algunos huecos entre las rocas por donde este bien natural ve por primera vez la luz solar para formar parte del caudal de este río de la Serranía de Ronda.

Nacimiento del Genal, en Igualeja.

Nacimiento del Genal, en Igualeja.

La zona está acondicionada para ser visitada, con un pequeño parque que complementa a este enclave diseñado por la naturaleza. Este rincón se disfruta mejor durante las tardes de verano, donde se percibe la frescura de estas aguas vírgenes.

Recorriendo sus calles y su plaza principal se pueden ver distintas construcciones y símbolos religiosos, como la iglesia parroquial de Santa Rosa de Lima, la ermita del Divino Pastor, el nicho del Señor de la Misericordia o las cruces del Cantillo y del Puente.

Entre sus calles con más solera, destaca el barrio del Albaicín, un entramado de calles angostas y empinadas por donde el tiempo ha querido pararse con el fin de mantener vivo el legado arquitectónico del antiguo Al-Ándalus.

Pujerra
museo-de-la-castana-1Sólo al llegar hasta la entrada del pueblo de Pujerra se puede entender que es uno de esos enclaves idílicos que hacen de la Serranía de Ronda una de las maravillas naturales de Andalucía.  La localidad se encuentra rodeada por castañares que van proporcionando distintas estampas, según la estación del año. Durante el verano, el verde claro de la envoltura que protege a las castañas le da un aspecto alegre al paisaje.
Sin embargo, muchos prefieren la imagen romántica que provoca el otoño, cuando se secan las hojas del castaño y se tornan rojizas y ocres, mientras van cayendo paulatinamente para formar una alfombra natural en las extensas fincas de Pujerra.

Castañas en Pujerra.

Castañas en Pujerra.

Entre estas dos épocas, tiene lugar la recogida del fruto, prácticamente durante todo el mes de octubre. Como ocurre en otros pueblos del Alto Genal, prácticamente todos los vecinos participan en la tradicional cosecha de estas castañas pilongas.

La cultura de la castaña está muy arraigada en Pujerra hasta el punto de que cuenta con el único museo dedicado a este producto y a la tradición de recogerlo. El pueblo bien merece un paseo, sobre todo por el entorno de la plaza principal, ya que es la zona más antigua del municipio. Muchos historiadores coinciden en señalar el origen de esta población en el siglo II, ya que hace varias décadas se descubrieron algunas inscripciones tardorromanas en algunas fachadas, aunque en los últimos años se han ido perdiendo o tapando con la cal que tradicionalmente blanquea todas las casas.

Sin embargo, los vestigios que se perciben en el trazado de su calles corresponden a la época andalusí. El principal edificio es la iglesia del Espíritu Santo, una de las más antiguas del Valle del Genal. En este pequeño templo, se combinan los estilos mudéjar y barroco.

vistas-desde-pujerra1

Vista desde Pujerra.

El entorno que rodea Pujerra también resulta propicio para disfrutar de tranquilos paseos. Hay incluso algunas rutas para la práctica del senderismo, como la que une la localidad con la población vecina de Jubrique. Gracias a este itinerario se obtiene una de las mejoras vistas del Valle del Genal. También se puede disfrutar del paisaje desde la estrecha y sinuosa carretera que une Pujerra con la carretera de San Pedro de Alcántara, pasando junto a la cooperativa de castañas.

Pujerra cuenta con un Museo de la Castaña, al que se recomienda llamar con antelación antes de planificar una visita (teléfono del Ayuntamiento), ya que el establecimiento no cuenta con un horario fijo para su apertura.

Para dar paseos por los castañares hay que evitar entrar en fincas privadas. En todo caso, es aconsejable llevar ropa y calzados cómodo para la práctica del senderismo, ya que en ocasiones hay que subir algunos caminos de pendientes acentuadas.

tostón pujerra

Tostones de castañas.

Además de Pujerra, Igualeja y Parauta, también se pueden encontrar en el Valle del Genal otras localidades con una alta densidad de castaños, como es el caso de Faraján, Cartajima, Parauta, Genalguacil, Jubrique o Júzcar, entre otros. Para encontrar más castaños habrá que irse también a la Sierra de las Nieves, sobre todo en Yunquera e Istán, o incluso en algunas parcelas de Sierra Tejeda, en la comarca de la Axarquía.

Gastronomía

Con las castañas se hacen muchos productos elaborados, como bombones.

Con las castañas se hacen muchos productos elaborados, como bombones.

La castaña es el principal producto que se recoge en la zona, pero no por ello es muy usado en las cocinas de estos pueblos. Pese a ello, en algunos de sus restaurantes se pueden encontrar flanes o inclusos potajes elaborados con este fruto seco. Lo que sí abundan en estas localidades son los guisos contundentes de origen humilde, como la olla, los guisos con tagarninas o hinojos y las sopas de tomate, hervidas o refritas.

Por otra parte, aunque no sea en otros pueblos, en una localidad cercana, Benalauría, se elaboran varios productos derivados de la castaña, como mermeladas, cremas, bombones, en almíbar o inclusomarron glaçé, entre otras conservas. Todas ellas se preparan en La Molienda Verde, una cooperativa muy importante para la economía del Valle del Genal.

La deliciosa amanitas cesarea, un manjar de dioses.

La deliciosa amanitas cesarea, un manjar de dioses.

En los últimos años, han comenzado a valorarse e introducirse en la cocina las distintas setas comestibles que se pueden encontrar en la zona, como la yema de huevo (amanitas cesarea) o el boletus (boletus edulis).
Los embutidos y los dulces caseros forman también parte de la gastronomía tradicional de esta zona del Alto Genal, que cuenta también con bebidas tradicionales, como son el mosto (vino del año) y la mistela, una bebida anisada muy típica de Pujerra.

Javier Almellones

Periodista nacido y criado en Málaga, de padre cañetero y de madre ardaleña, vinculado al turismo de interior por profesión y por devoción. Frustrado por no poder encontrar fácilmente aquellas delicias que iba encontrando en sus escapadas, lanzó hace ya cuatro años la iniciativa: “Hay que hacerlos accesibles” . Esto dio lugar a La Alacena de Málaga.

Otros artículos de



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *