Pages

Categories

Buscar


12 productos típicos del otoño en Málaga

12 productos típicos del otoño en Málaga

Autor
6 octubre, 2015
Productos
Sin Comentarios

Ni naranjas en agosto ni uvas en abril. Cada estación tiene sus frutos y debemos procurar consumir los productos de temporada. Eso nos asegura un estado óptimo para su consumo ya que se respeta el ciclo natural de maduración de las plantas y árboles. Muchos son los productos que nos da la estación melancólica por excelencia. Con la caída de la hoja llegan a nuestros mercados numerosas viandas en forma de frutos carnosos, secos, hierbas aromáticas, tubérculos, etc.

Málaga, gracias a su gran diversidad de paisajes, nos ofrece un amplio abanico de deliciosos productos recién sacados de la huerta o también de forma silvestre. Estos son algunos de los que nos podemos encontrar en los variados campos malagueños en la estación otoñal.

Las pasas moscatel están en su punto a partir de septiembre.

Las pasas moscatel están en su punto a partir de septiembre.

1.- Pasas moscatel. Las viñas forman parte de la historia de Málaga. La uva de la variedad moscatel de Alejandría es protagonista absoluto de muchas laderas de la Axarquía. Las condiciones óptimas de temperatura y humedad y la cercanía del mar, hacen que este cultivo madure y se pasifique de una forma natural. El resultado es una uva de tamaño grande, de piel fina y con una gran cantidad de azúcar. Son una excelente fuente de energía, con un alto contenido en antioxidantes. Con ella se elabora un delicioso vino dulce moscatel malagueño que tanta fama le da a esta tierra.

2.- Castañas. Los castaños y sus frutos representan, quizás, una de las estampas más otoñales que se pueden ver. El color ocre que muestran las hojas antes de la caída es, sin duda, un espectáculo natural que podemos disfrutar en Málaga. El Valle del Genal, en la comarca rondeña, es uno de los mayores productores de castaña de la península. Son unas 3.500 ha. distribuidas principalmente entre las poblaciones de Igualeja, Cartajima, Pujerra, Jubrique, Faraján, Parauta y Genalguacil. La castaña es un fruto que se puede comer cruda, seca (pilonga), cocida o asada y es rica en potasio, hierro y fósforo. Es también utilizada, en algunas explotaciones porcinas del Genal, para la alimentación del cerdo ibérico, sustituyendo a la bellota tradicional en la ceba. En el pueblo de Benalauría la empresa La Molienda Verde, transforma esta materia prima en numerosos y ricos productos. Mermelada, crema, marron glacé o castañas en almíbar. Hay un truco para poder comer castañas tiernas más allá de la época de consumo, y es enterrarlas en un sitio fresco. De esta manera las podremos consumir durante mucho tiempo.

Batata en miel de caña.

3.- Batata o boniato. Este tubérculo fue traído de América por Colón en su primer viaje mucho antes que la patata. Se aclimató con facilidad en algunos zonas de nuestro país. Concretamente se hizo muy popular el cultivo en la zona malagueña de Vélez-Málaga, llegando a llamarse la variedad de allí como “rosa de Málaga”. Los pueblos de Torrox, Nerja, Algarrobo y Benamocarra son actualmente las localidades con mayor producción en Málaga. Es muy rico en tocoferol, un antioxidante muy potente que ayuda a mantener la piel saludable. Muy aconsejable en dietas para combatir la psoriasis y la dermatitis. También es rico en vitamina A, para la mejora de nuestra vista. En los pueblos de Frigiliana y Montejaque se han lanzado en la producción de conservas con batata. Crema de batata o batata en miel de caña, son algunas de las muchas maneras de disfrutar de este dulce tubérculo, que combina perfectamente con salados.

Mermelada de mango

4.- Mango. Esta refrescante fruta tropical se cultiva en España desde hace relativamente poco tiempo. Las zonas de mayor producción son la costa tropical granadina y la costa oriental malagueña, gracias a su microclima tropical. De las cientos de variedades que existen en el mundo, en la península sólo unas 8 o diez se desarrollan bien en estas latitudes. Es una fruta muy sabrosa y saludable, tiene gran aportación de vitaminas A y C. También es rica en potasio, calcio e hierro. La forma más común de consumirlo es al natural, pero también con la pulpa se pueden elaborar refrescantes mermeladas, sorbetes, gelatinas o zumos.

5.- Almendras. El fruto del almendro es un fruto seco muy relacionado con las tierras malagueñas. Hay unas 16.000 hectáreas destinadas a este cultivo. Las mayores concentraciones agrícolas se encuentran en las escarpadas laderas de los montes de Málaga, en las zonas de Archidona y Alfarnate y en alguna localidad del valle del Guadalhorce, como Almogía o Guaro. La belleza de los árboles en flor a finales del invierno, es una de las estampas más bellas que podemos observar junto con la floración de los cerezos. Son muy nutritivas y beneficiosas para la salud. Fortalecen los huesos, la piel y el cabello. En el cultivo no se necesitan demasiados cuidados así como no son muy exigentes con el terreno. Crecen casi en cualquier sitio por abrupto que sea. Con este fruto seco se elaboran sabrosos dulces tradicionales, como el pan de cortijo.

Las granadas son un producto de temporada otoñal.

Las granadas son un producto de temporada otoñal.

6.- Granadas. Esta curiosa fruta crece en muchas ocasiones de forma silvestre por casi cualquier rincón de la provincia. Existen también pequeñas plantaciones sobre todo en el Valle del Guadalhorce. Tiene numerosos antioxidantes, es buena para las enfermedades cardiovasculares y también estimula el deseo sexual.

7.- Calabaza. Esta hortaliza, típica del otoño e invierno, es muy aconsejable para todo tipo de dietas. Es baja en calorías y rica en vitaminas y minerales. Es cultivada en muchos huertos y muchas veces su portentoso porte llama la atención cuando está acostada en la tierra unida a la mata. Muy versátil en la cocina, es preparada de numerosas maneras. En cremas, sopas, postres, etc. También las semillas (pipas), se consumen como fruto seco.

La deliciosa amanitas cesarea, un manjar de dioses.

La deliciosa amanitas cesarea, un manjar de dioses.

8.- Setas. El producto silvestre por excelencia del otoño es, sin duda, la seta. Numerosas variedades comestibles se pueden recolectar en los distintos bosques de la provincia. Entre estas variedades se encuentran las más prestigiosas y deseadas por los recolectores. Boletos, amanitas cesareas, niscalos, chantarelas, etc, son solo algunas de la gran variedad que podemos encontrar. Con el tiempo, esta bonita afición va tomando importancia en la provincia. Cada vez son más los interesados en conocer y diferenciar las setas comestibles de las venenosas. Para ello existen empresas especializadas en esta formación, donde se pueden hacer cursos totalmente prácticos, con salidas de campo para la identificación. La empresa Micogest, especializada en medio ambiente, lleva años formando a personas en esta afición, que tiene sus riesgos si no distinguimos con total seguridad las comestibles de las tóxicas. En la cocina, son muy versátiles.

Las endrinas tienen un color violáceo azulado en su maduración.

Las endrinas tienen un color violáceo azulado en su maduración.

9.- Endrinas. Otro de los frutos silvestres que podemos encontrar en la estación de las lluvias son los frutos de los endrinos. Aunque son más comunes por las zonas más norteñas de la Península, sobre todo en la comunidad Navarra, País Vasco o Castilla y León, en Málaga nos podemos encontrar este arbusto en zonas puntuales. Las ramas son muy espinosas y los frutos, en un principio de color verde, con la maduración pasan a ser de un tono azulado. Tienen un hueso grande y arrugado. No es muy común el consumo en crudo de esta fruta. El resultante de su coción en agua alivia problemas estomacales y previene la formación de tumores y afecciones reumáticas. Se pueden elaborar también mermeladas. Pero la utilización por excelencia de este fruto es para la elaboración del pacharán. Dejándolo macerar un tiempo de entre 6 y 8 meses en alcohol, bien agua ardiente o anís, se produce este rico licor.

10.- Hinojo. Es una planta asilvestrada que podemos encontrar fácilmente en las orillas de caminos, zonas sin cultivar o en campo abierto. Tiene propiedades para tonificar el estómago, es diurética y antitusiva. Esta planta aromática es utilizada en la cocina para dar sabor a las comidas. En la Axarquía  se elabora el llamado potaje de hinojo. Un plato contundente con ingredientes que pueden variar según cada localidad. Puede llevar habichuelas, garbanzos, morcilla, tocino y ajo, enre otros ingredientes, junto al delicioso toque que le da el hinojo.

11.- Aguacate. Esta fruta originaria de México es un alimento con mucha grasa, pero al contrario de lo que se pueda pensar, es una grasa no perjudicial para la salud. Aportan gran cantidad de energía por lo que es uno de los mejores alimentos para deportistas. Entre sus múltiples beneficios destacar que ayuda a mantener los niveles de colesterol. Una pieza de esta fruta tiene grasas monoinsaturadas y ácido oléico, popularmente conocido como ácidos grasos Omega 3. En la comarca de la Axarquía, con una producción de 42.000 toneladas, se ha convertido en una actividad económica muy importante. El aguacate es muy versátil en la cocina. Desde el clásico guacamole, en ensalada, con aceite y vinagre, en crema. También se elaboran productos cosméticos como aceites y jabones.

Crema de membrillo ecológica.

12. Membrillo. El fruto del membrillero no suele consumirse crudo, ya que tiene un sabor áspero y es bastante duro. De color amarillento cuando está maduro, su pulpa tiene un suave olor a miel. El nombre del fruto y del árbol se debe a que sus ramas son tiernas y flexibles como el mimbre. Proviene de Asia, y fueron los españoles lo que lollevaron a América. En la antigua Grecia se consideraba un símbolo de amor y los recién casados tomaban su pulpa antes de entrar en la habitación nupcial. Debido a sus características, este singular fruto otoñal se consume casi exclusivamente después de su cocción, ya sea en mermeladas, en crema o en dulce o carne de membrillo. De cualquiera de esas formas, marida muy bien con ciertos productos, como los frutos secos o con muchos tipos de quesos curados y semicurados.

Ricardo Pastor

Nacido en Arenas de San Pedro (Ávila), pero residente en Torremolinos desde hace más de una década. Vino por trabajo, pero se quedó enamorado de los paisajes de la provincia. Procedente del ámbito audiovisual, no dudó en unirse al proyecto La Alacena de Málaga. No se podía esperar menos de quien tiene El Quijote siempre en la cabeza y al vino como una de sus pasiones.

Otros artículos de



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *