Pages

Categories

Buscar


Batata en Miel de Caña “Esencia de Frigiliana”

Batata en Miel de Caña “Esencia de Frigiliana”

Autor
3 noviembre, 2014
Productos
Sin Comentarios

Hace ya más de cinco siglos que la batata llegó de las Américas para encontrar al otro lado de Atlántico un lugar idóneo para su cultivo, la comarca de la Axarquía. Se unía así a otro producto venido también desde muy lejos, la caña de azúcar, que fue traída de Oriente por los árabes. Y muy pronto en estas tierras malagueñas se supo combinar a ambos cultivos como nunca se había hecho al otro lado del charco. La batata, un tubérculo suculento, encontró en la miel de la caña (jugo dulce que se extrae de la planta) un perfecto aliado que se ha perpetuado hasta ahora en el recetario de pueblos como Frigiliana y Nerja.

Miel de caña Esencia de Frigiliana

Miel de caña Esencia de Frigiliana

Con el fin de que ese maridaje entre la miel de caña y la batata no quede relegada en el olvido una pequeña empresa de Frigiliana (Frexiniana) ha apostado por envasar este trocito de historia en un producto único, que no encontrará en otras latitudes. Bajo la marca ‘Esencia de Frigiliana’, se llevará el sabor inigualable de la tradición. Además de batata y miel de caña, esta original conserva está aderezada con otros ingredientes naturales, como la canela, el clavo o anís en grano.

El resultado de todos estos elementos sólo lo podrá determinar su paladar.Esta batata en miel de caña es idónea para probar tanto en frío como en caliente. Puede ser un postre perfecto, pero también combina bien con quesos frescos como entrante o incluso como guarnición de algunas carnes. Por su diseño y originalidad este producto es también idóneo para un regalo único e inolvidable.

Esperamos que os guste tanto como desean en Frexiniana que, con mucho tesón y paciencia, han querido sacar al mercado un trozo de la historia y la gastronomía de su tierra.

Ricardo Pastor

Nacido en Arenas de San Pedro (Ávila), pero residente en Torremolinos desde hace más de una década. Vino por trabajo, pero se quedó enamorado de los paisajes de la provincia. Procedente del ámbito audiovisual, no dudó en unirse al proyecto La Alacena de Málaga. No se podía esperar menos de quien tiene El Quijote siempre en la cabeza y al vino como una de sus pasiones.

Otros artículos de



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *