Pages

Categories

Buscar


Riogordo homenajea a la cultura del aceite de oliva virgen extra verdial

Riogordo homenajea a la cultura del aceite de oliva virgen extra verdial

Autor
18 febrero, 2014
Eventos, Más leídos
Sin Comentarios

Este fin de semana Riogordo celebra por tercer año consecutivo su particular tributo al mundo del aceite de oliva virgen extra verdial, tan arraigado en esas tierras como en otros puntos de la provincia de Málaga. Para ello ofrece distintas actividades para que cualquiera que se acerque allí conozca e incluso saboree el auténtico ‘oro líquido’, fuente de salud y sabor.

Durante la jornada del sábado de molerá aceitunas en un molino del siglo XVIII.

Durante la jornada del sábado de molerá aceitunas en un molino del siglo XVIII.

El sábado los que se acerquen por esta localidad de la Axarquía a primera hora de la mañana (9:30 horas) podrán empezar el día con muy buen pie, ya que la cooperativa olivarera de la localidad ofrecerá una visita guiada por sus instalaciones (Paraje Campillo), a lo que seguirá un desayuno molinero, donde se podrá degustar el singular aceite de oliva virgen extra de la variedad verdial que se elabora en esa almazara.

Posteriormente la actividad se trasladará al Museo Etnográfico de Riogordo (calle Iglesia, 14), donde a lo largo del día se podrá ver el funcionamiento de un antiguo molino de aceite. De hecho, allí se elaborará con aceitunas verdiales el famoso ‘oro líquido’ de la Axarquía, tal y como se podía hacer hace tres siglos. Hay que tener en cuenta que se trata de un molino de sangre del XVIII, junto a una prensa de palanca del XIX. Excepcionalmente un burro, como antaño, será el encargado de mover la piedra de molino.

Paralelamente, entre las 11.30 y las 12.30  se desarrollarán dos conferencias en una de las salas del propio museo. Por una parte, nuestro compañero Javier Almellones, periodista y miembro de La Carta Malacitana, disertará sobre “El aceite de oliva y los nuevos medios de comunicación”, mientras que Agustín Serés, copropietario del Moli de ca l’Agustí de Alpicat (Lérida) hablará sobre “La Cultura del Aceite, nuevos retos”.

En el Museo Etnográfico de Riogordo se desarrollan la mayoría de las actividades.

En el Museo Etnográfico de Riogordo se desarrollan la mayoría de las actividades.

Allí también se presentará justo después el libro “La Molienda de Riogordo” y tendrá lugar un taller de iniciación a la cata de aceites de oliva de la provincia de Málaga, que impartirá Francisco Lorenzo Tapia, presidente de la asociación Olearum, que organiza todo este evento. El domingo a partir de las 10 habrá otro taller similar, pero esta vez estará impartido por Alfredo Rivero Molina, director del laboratorio Labsur de Riogordo.

Por la tarde,  a partir de las 17 horas, se escenificará allí una comedia teatral, que lleva el título de “Fúxcar y los cómicos molineros”. Esta obra, que también se representará el domingo por la mañana,  versa sobre la historia del cultivo del olivar desde la mitología griega hasta el siglo XX.

El domingo también habrá otras actividades lúdicas y gastronómicas, como el concurso de lanzamiento de huesos de aceitunas o el concurso de gastronomía “Salto Generacional”, en el que participarán platos de cuchareo elaborados con aceite de oliva virgen extra.

Durante todo el fin de semana también se podrá ver en este espacio una singular muestra sobre “La modernización de las almazaras y el arte publicitario del aceite de oliva en la primera mitad del siglo XX”.

Además de las actividades previstas dentro del Museo Etnográfico de Riogordo, fuera de él se desarrollará un mercado de productos tradicionales y artesanales de la provincia de Málaga, donde se podrá adquirir lógicamente el aceite de oliva del pueblo, los dulces caseros de Rosario Ginés (algunos de ellos elaborados con aceite de oliva), quesos de cabra, miel o embutidos, entre otros.

El domingo al mediodía también se amenizará la jornada con una exhibición del baile de rueda, también conocido como maragata, un folclore tradicional malagueño que se está intentando recuperar en los últimos años.

Sergio Cruz

Ingeniero informático, que por esos avatares de la vida está entre Madrid y Málaga. Comenzó a descubrir los sabores de esta tierra poco a poco hasta quedar hechizado. En cuanto conoció la idea de La Alacena de Málaga se lanzó, apasionado, a la piscina. Con sus conocimientos técnicos, su paciencia y su afán por el trabajo bien hecho supo encauzar definitivamente este proyecto por la buena senda.

Otros artículos de



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *